LOADING

Escriba para buscar

Archivo Confidencial

Ojalá todo salga bien

Share

POR ARMANDO VÁSQUEZ A.

HAY DIEZ RECOMENDACIONES en el manejo del poder que deben aprender quienes por primera ocasión obtienen un cargo de elección popular, sobre todo de primer nivel.

1.- Es regla común que en automático una dirección general convierte a la persona por designación en macho alpha o hembra betta. Deben educar a su pareja en el hogar pues de no hacerlo corren el riesgo de perder el matrimonio como ocurrió con los 27 funcionarios públicos del gabinete de Guillermo Padrés que se divorciaron, perdieron piso y abandonaron esposa e hijos y se casaron con sus secretarias, la mayoría.

La educación en la casa comienza con un acuerdo con la pareja. Esto que se ve tan sencillo es trascendental en la vida de cualquier funcionario si se busca la productividad en su trabajo.

Es tan fácil destruir su imagen y tranquilidad en el hogar como el hecho de que una secretaria despedida le ponga una demanda por acoso sexual a ese funcionario y la eleve ante el Ministerio Público. No se requieren testigos de esa acción. Y en vía de mientras, ese personaje es dañado en su imagen de por vida.

2.- Tienen que poner en orden sus finanzas. Si bien es cierto que la mujer en el hogar es la que administra lo recursos, por obligación sana debe abrir nuevas cuentas bancarias diferentes a las que presentaron en la tres de tres que son públicas pues quien quiera dañarles puede inventar una copia de un cheque y rolarla en redes.

El problema se puede solucionar sin pasar de un mero rumor, la bronca está con la esposa que va a pedir cuentas exactas de esos dineros que se menciona que posee. No va a creer que no existe tal cheque. Já. Es tan fácil hacer esto. Pregúntele a Sara Valle, recién electa en Guaymas lo que sufrió por esta ¿invención?… la duda siempre quedará.

3.- A partir de que sean electos, los alcaldes, lo que digan o no diga, lo que hagan o no hagan, será noticia y según los estudios existentes las noticias que proporciona un gobierno traen en natural una carga negativa del 60 por ciento. Por el hecho de ser gobierno y sea del partido que sea.

Así que si piensan que a través de los medios de comunicación van a lograr una percepción positiva al cien, deben olvidarlo. Será su propio ejercicio en el día a día el que determine la aceptación o rechazo de sus gobernados, pero la rayita de la negatividad no se moverá mucho y las calificaciones hacia su trabajo, si bien les va, redundará entre un 65 y 75 por ciento.

De allí la implementación estratégica sobre manejo de medios, no control, que es el equívoco que trae Célida López quien mostró su mecha corta ante reporteros en su pasada conferencia de prensa y ¿se imagina los encabronamientos que sufrirá en todas las ruedas de prensa que ofrecerá durante los próximos tres años?

Con ganas de asistir para ver cómo se enoja. Así de malosos somos quienes manejamos esto de la “escribida”. Le va a salir úlcera, al igual que le pasa a Tathiana Clouthier ahora que pidió en redes sociales que no siguieran con memes sobre AMLO y por lo cual fue sumamente criticada. Va a ser muy divertido.

4.- Van a perder a más de la mitad de sus amigos. El hecho de atender el día a día a los gobernados les llevará a dejar de atender a sus amigos, así sea de la infancia, que llegarán con solicitudes de empleo, petición de favores y otorgamiento de concesiones de trabajo. No podrá atenderlos a todos porque una vez que habrán la puerta de atención sus amigos éstos sentirán que cuentan con poder de influencia sobre el funcionario y se convertirán en automático en gestores de otras personas a quienes podrán ayudar. Es condición humana, sobre todo porque podrán presumir de su amistad e influencia y luego llevarán negocios y recomendarán a personas que el funcionario ni tiene idea que existían pero que por ese lazo de amistad primaria deberán atender.

El hecho es que llegará un momento en que dejará de atender las solicitudes de sus amigos y en consecuencia vendrán enojos y pérdida de amistades. Lo mejor es dejar en claro desde el principio, con sus amigos, que la amistad es con ellos, no con sus recomendados. Sonará mal, pero es lo mejor que pueden hacer y aun así perderán más de la mitad de esos amigos.

Eso sí, al principio sus compas van a estar hablándole por teléfono o asistiendo de manera continua a su oficina todos los días hasta que llegará el momento en que al funcionario truene y le colme la paciencia esa persistencia.

5.- Un funcionario debe pensar siempre en sumar, no en restar o dividir pues es un cargo que tiene un principio y un fin. Sumar significa servir, no estar bien con todos que muchas veces se confunden y caen en la desgracia de no saber decir no a las peticiones que llegan a su oficina. Y el no deben decirlo con fineza pero en el entendido de que es una negativa, no un tal vez, ya lo vivirán en su momento.

Ocurre en la mayoría de las ocasiones que el funcionario piensa que puede ser acreedor desde la posición en la que está a un cargo de elección popular superior. Esto lo piensan todos, lo cual no es de extrañar, por lo cual suelen pues creer que ven con cara de voto a todas las personas que atienden y cometen ese tipo de errores que serán su debacle pues no pueden, ni deben estar bien con todos. Pierden el realismo y lo confunden gracias a quienes están a su alrededor que no se cansan de alabarlo diciéndole lo fregón que es. Esto es natural, así pues el séquito de aduladores que se conformarán en su alrededor viene con el cargo.

6.- Todos los nuevos funcionarios que no estudiaron el comportamiento, la creación de políticas públicas y sobre todo el manejo de la administración pública –que no tiene nada que ver con la administración privada–, van a caer en un error común que es la aprobación de gastos, requerimientos y hasta órdenes de diferente índole en los primeros seis meses de trabajo, mientras le entienden a esto. Algunos tardan más tiempo por falta de capacidad y talento que los convierten en tiranos y ogros.

Por ello no es recomendable deshacerse de su equipo primario desde su ingreso a su oficina que es el que le intelige a los cientos de documentos que debe firmar. Si se equivoca, corren el riesgo de caer a la cárcel pues un documento firmado por ello es prueba plena ante una posible demanda.

7.- Esa ignorancia del plano público, puede llevar a ese municipio, a perderle mucho si no saben implementar el proyecto de presupuesto e ingreso para el siguiente ejercicio fiscal y para lo cual cuentan con dos meses a partir de la toma de posesión. Los presupuestos se aprueban en diciembre y deben ser entregado a finales de noviembre a más tardar.

Por esa razón deben, los nuevos funcionarios electos, brindar los puentes de enlace con Gobierno del Estado desde el momento en que reciben su constancia pues en esa etapa de transición deben conocer los proyectos que tiene o no el Estado sobre su municipio para fortalecerlo o bien, desdeñarlo de manera formal e implementar las medidas financieras necesarias para impulsar su visión y ello incluirlo en el próximo presupuesto. De no hacerlo así, los ciudadanos sufrirán las consecuencias de tal desdén.

Asimismo, en el período de entrega recepción, si no lo pulen adecuadamente, caerán en el error de aceptar lo que se les entregue –en ese afán de querer ya demostrar con premura el poder porque son los ganadores– pues una vez firmado de recibido ya se fregaron y si solicitan auditoría de revisión, ello les llevará por lo menos medio año con trabajo continuo, para tener en la mano el diagnóstico real de lo que recibieron y actuar en consecuencia y en la mayoría de las ocasiones los supuestos delitos suelen prescribir.

8.- Los alcaldes deben entender que la administración pública y sus leyes dan poder total e independencia al Estado en lo que corresponde a apoyos de cualquier tipo de allí que la soberbia es la más mala de las consejeras cuando los astros no están alineados como es el caso actual.

Por esta razón el acercamiento y los acuerdos o negociaciones de cualquier tipo, sobre todo políticos, son esenciales para que los municipios no se caigan, estén greñudos (llenos de basura porque los recolectores no pasaron a recógela) o simplemente inmovilizados en su movilidad ante una huelga del transporte público. Deje usted el aspecto de seguridad que se cocina aparte.

9.- Desde un principio los alcaldes deben de imponer sus reglas en cuanto a su trabajo normal y su accionar político con sus comités municipales de su partido, pues conocido es que en esa transformación de las organizaciones vecinales para crear el clientelismo político, pues todos los presidentes municipales luego quieren ser diputados y viceversa, suele suceder las confrontaciones peligrosas que llevan a un enfrentamiento entre hermanos que son lo peor en toda familia.

En Chihuahua por ejemplo, esas desavenencias entre el gobierno del ex gobernador Pancho Barrios y su comité estatal, le llevaron a perder la continuidad en su gobierno.

Como está muy tiernito el manejo de estos nuevos titulares con sus comités municipales en Sonora, de no darse la comunicación adecuada se creará un engendro que cerrará puertas de acción política al interior de los barrios que les pesará sin duda alguna. Esto aplica para cualquier partido político en el poder.

10.- Deben entender los protagonistas de este nuevo orden político en Sonora que el humor social de quienes perdieron están en su parte más alta pero no dejan de contar con el poder suficiente para demostrar, si quieren, su enojo. Tan fácil como cerrar la llave de los recursos de los créditos que van a pedir al Cabildo, luego al Congreso pero que deben contar con la venia del Gobierno del Estado y darse cuenta que no alcanzan las recaudaciones municipales para pagar el gasto corriente.

De allí que por ejemplo la deuda pública de los municipios como Hermosillo sean tan altas pues hay un déficit mensual de algo así como 50 mdp, toda vez que la recaudación apenas y supera los 200 mdp. De hecho, peor se ve el escenario una vez que el Gobierno Federal decretó que no se valen ya endeudamientos municipales. Célida López va a llorar cuando se enfrente a esta situación. Claro, el resto de los municipios también cuando conozcan sus ingresos.

Lo mejor para los alcaldes es tender lo más pronto posible sus enlaces con gobierno pues dirigir un ayuntamiento no es nada fácil.

EN FIN, POR HOY ES TODO, LE SEGUIMOS EN QUINCE DÍAS MÁS SI DIOS QUIERE, PUES SALGO DE VACACIONES EL LUNES. ME TOMARÉ QUINCE DÍAS. AHÍ LE PLATICO CÓMO NOS FUE.

Armando Vásquez Alegría es periodista con más de 30 años de experiencia en medios escritos y de Internet, cuenta con posgrado en Administración Pública y Privada.

Correo electrónico: archivoconfidencial@hotmail.com

Twitter: @Archivoconfiden