LOADING

Escriba para buscar

Archivo Confidencial

La soberbia no es buena consejera

Share

ARCHIVO CONFIDENCIAL, POR ARMANDO VÁSQUEZ A.

EL DISCURSO DE LA GOBERNADORA CLAUDIA PAVLOVICH es oportuno y muy claro. Dependerá de cada uno de los candidatos electos el establecer y reforzar sus puentes comunicacionales.

Célida López, virtual candidata de Hermosillo, si las impugnaciones no dicen otra cosa, en una frase presentó su imagen real: “Qué me busque ella”, sigue sin entender que su actitud nos va a afectar a todos los hermosillenses. Qué diferencia con las candidatas electas de Morena de Navojoa, por ejemplo, donde Chayito Quintero quien mandó el mensaje de trabajar de la mano con la gobernadora, mejor colmillo, sin aceleres y velando por el bienestar de su municipio.

Algunos alcaldes electos de Morena, pues, no han entendido la comunicación que debe establecerse en este nuevo orden y por soberbia o por ignorancia, el hecho de querer romper las formas o esquemas legales establecidos, de no respetarse, lo van a sufrir los ciudadanos.

Veamos cómo es esto.

Las delegaciones federales, que ya hemos señalado que gobierno federal aporta a Sonora 54 mil millones pesos de su presupuesto de egresos y diez mil mdp que aporta Sonora, conformando el presupuesto anual se maneja de la siguiente manera­:

Uno.- Los recursos federales llegan a las arcas estatales, según la Ley de Coordinación Fiscal y la Ley de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria.

Dos.- Esos recursos están destinados a programas y proyectos federales que se aplican en los estados y municipios. Están etiquetados.

Tres.- El manejo de esos recursos estan sujetos a las reglas de operación de la Federación, por lo tanto no se pueden desviar a programas o a necesidades de los estados y municipios.

En este marco de referencia, los que van a ser nuevos alcaldes deben entender que:

1.- Los recursos federales no podrán ser aprovechados para el cumplimiento de las necesidades básicas de un Ayuntamiento, salvo si vienen etiquetados para una obra o un programa especial como es el caso del Fondo de Aportaciones para la Seguridad Pública principalmente, pero no hay nada que apoye la recolección de basura en tiempo y forma que es lo que a usted, lector, y a mi como hermosillense nos importa como indicador de calidad de vida.

2.- Tampoco hay apoyo federal para el servicio de transporte público, lo cual es responsabilidad del Estado y que lo pueden sostener aquellos municipios que cuenten con suficiencia en sus presupuestos y sobre todo, que se atrevan a municipalizarlo.

3.- Se debe dejar muy claro que tampoco hay apoyo de la Federación y del Estado para el pago de nóminas de los Ayuntamientos, misma que debe surgir de la recaudación de los pagos del impuesto predial, traslación de dominio, venta de permisos como derechos de construcción, cobro de multas que son los aprovechamientos y otros servicios más que ofrece el Ayuntamiento. Se aclara, que en el caso del pago de los aguinaldos, sobre todo, que es un problema municipal de cada fin de año, el Ayuntamiento debe realizar un ahorro de sus ingresos desde enero para este fin.

4.- Sin embargo, cuando el Ayuntamiento que sea, requiere de apoyo de un crédito para sufragar los gastos corrientes, déjeme decirle lector que no hay opción más que su propio ingreso.

5.- Eso sí, cuando, cualquier Ayuntamiento requiera un crédito de inversión para la construcción de equipamiento o de cualquier obra, conforme a la Ley de Disciplina Financiera, deberá de solicitar la autorización de cabildo, integrarlo a su presupuesto anual de egresos y requieren de la aprobación del Congreso del Estado así como págarlo en el corto plazo que es de un año.

Entonces, si usted cree que manejar un ayuntamiento es una tarea que cualquiera lo puede hacer, déjeme decirle que está muy equivocado.

Aclaremos el punto. La función del Gobierno del Estado es desarrollar programas de afectación directa en los municipios como el asunto de construcción de caminos y carreteras estatales, obras de concertación de la obra pública con la ciudadanía, diferentes obras de beneficio social como la pavimentación de calles, por ejemplo cuando el municipio no cuenta con la capacidad técnica y financiera para hacerlo, incluso la focalización necesaria del transporte público.

Pero reforcemos el punto.  Los ayuntamientos por lo general  solicitan al Gobierno del Estado que les adelante las participaciones federales del año siguiente, lo cual es una práctica común para desviarlos para el pago de la cuenta corriente, sobre todo de nómina. Ahí, de cierta forma entra una complicidad pues no es lo correcto legalmente hablando.

Suele suceder, pero se le descuenta de las participaciones posteriores y entonces dejan los ayuntamientos de recibir esos recursos ya gastados del ejercicio del año siguiente. Pero, para que lo entiendan tanto Célida como cualquier otro posible alcalde de Morena, este procedimiento requiere de la aprobación del Cabildo y presentarlo ante la gobernadora para su posterior aprobación siempre y cuando la Secretaría de Hacienda estatal lo autorice y que la Tesorería cuente con los recursos suficientes –qué lo dudo—para que el trámite siga su rumbo adecuado.

¿Me explico entonces porque a los hermosillenses nos va a ir mal si la soberbia de Célida López persiste en su aferre? Lo mismo ocurrirá para cualquier otro ayuntamiento. ¿Y sabe qué? no podrán hacer nada para cambiar este esquema que se maneja conforme a la Ley, la cual, para cambiarla va a estar en chino por los tiempos debidos y sobre todo, por las facultades constitucionales que rodean la función del poder ejecutivo.

En fin, esto apenas empieza y una actitud de soberbia en nada nos beneficiará a los hermosillenses. Esperemos que Célida y todos aquellos alcaldes que se sienten tocados por el dedo de Dios o bordados a mano porque tienen esa posición, simplemente lo entiendan. Ojalá que sepan bajarle una rayita a su temperamento, sobre todo a la soberbia. Si no, los ciudadanos seremos los afectados en el cortísimo plazo.

Menos mal que la gobernadora abrió la puerta para conformar los puentes de comunicación que se requieren. Y que recuerden que no pueden exigir a AMLO el apoyo directo pues se requiere andar el camino legal ya establecido.

POR HOY ES todo, mañana le seguimos si Dios quiere.

Armando Vásquez Alegría es periodista con más de 30 años de experiencia en medios escritos y de Internet, cuenta con posgrado en Administración Pública y Privada.

Correo electrónico: archivoconfidencial@hotmail.com

Twitter: @Archivoconfiden