LOADING

Escriba para buscar

Archivo Confidencial

No hay lavado de imagen en presupuestos

Share

POR ANGAS O MANGAS la última vez que ví a mi amigo de la infancia Eduardo Mariscal Saucedo, fue hace 16 ó 17 años y nos dejamos de ver. Se instaló en Estados Unidos, actualmente en Maine, Portland, (a dos horas de Boston) y hubo la oportunidad de platicar durante hora y media por celular, este miércoles por la mañana.

Tiene la residencia gringa, llegó hace más de veinte años y ya se hizo a la vida de aquel país. Se imbuyó en el ramo de las escenografías y tiene algunos reconocimientos importantes.

Nos medio pusimos al corriente en nuestras vidas y en la plática me preguntó sobre el destino de este país en caso de ganar Andrés Manuel López Obrador y pues lo que escucha allá no da para conformarse un escenario completo y me aclaró que, aunque me lee a diario, entiende mis escritos y abundamos en el tema, como uno más de tantos que tratamos.

Me llamó la atención que en un apartado de la plática hablamos del Presidente Enrique Peña Nieto y claro está, su imagen no es muy buena que digamos.

Me llamó la atención este punto porque hace años manejé la necesidad que tienen los tres niveles de gobierno en implementar políticas públicas para vender su imagen fuera del contexto regional que se manejan.

Esa decir, las políticas de comunicación y sus presupuestos van dirigidos hacia el interior, lo cual por supuesto no es negativo, lo que sí es, es que no se contemple en ese presupuesto una partida especial para destinarlo a la venta de la imagen del país, estado o municipio, fuera de los contextos regionales.

Ya estamos globalizados y, salvo en Francia, el nombre de México, ligado a su presidente, la imagen como país está aceptable, pero fuera de allí, sobre todo en Estados Unidos, no existe un lavado de imagen.

Claro está, se utiliza la promoción del turismo como una herramienta para lograr el incremento de la industria sin chimeneas, pero no existen campañas de tipo político que limite un tanto ese pensamiento existente sobre que México es un país de inservibles.

Entiendo que el poder legislativo no tiene la capacidad para avizorar este tipo de problemáticas, tan es así que nunca de los nunca hemos visto que se hable del lavado de imagen del país, estado o municipio.

La plática siguió por otros temas y fue agradable escuchar a mi amigo. Algún día nos vamos a reunir.

ME LLEGÓ EL siguiente comentario.- Tocayo, ¿habías escuchado de una agencia de nombre CREFIN? a un primo le acaban de hacer el pelo con su carro… Solicitó un préstamo y le pidieron los papeles del carro en garantía, después le dijeron que llevara el carro para instalarle un sistema GPS, después le pidieron una aseguranza de 10 mil pesos y ya este vato no le gustó y canceló el papeleo, pero al pedir su carro de regreso le dan largas y se va a la agencia fiscal y le dicen que el carro lo dieron de baja y ya trae placas nuevas, se va a la PGR a poner una querella y le dicen que ya hay varias denuncias en su contra. Ha de estar bueno el billete y el contacto pues Profeco los tiene identificados.

¿CÓMO LA VE?… Ahora resulta que por el hecho de que Javier Dagnino haya sido designado candidato a la alcaldía de Cananea, casi cien militantes viejos decidieron renunciar al PAN y se fueron a Morena.

Lo que me llama la atención es que sin duda alguna Morena en medios informativos es el más beneficiado, pero ante la falta de filtros de ese partido, en el momento oportuno de la elección, siento que van a traicionar a los morenos por una situación: quien traiciona una vez, traiciona dos veces.

Es decir, si a alguno de esos panistas que se fueron lo llegan a colocar en una posición importante en el organigrama para el día D y le entregan una cantidad de recurso económico para realizar sus movimientos electorales, como el manejo de gente, júrelo usted que se van a quedar con ese dinero y no lo van a aplicar en el accionar correspondiente.

Y nadie les puede decir nada bajo el esquema de que gavilán que agarra y suelta no es gavilán. Al tiempo.